Una construcción bien aislada obtiene un mejor rendimiento energético disminuyendo la necesidad de uso de métodos artificiales de regulación de la temperatura, con el consecuente ahorro económico y los evidentes beneficios para la salud.

;